Blogging tips

domingo, 13 de abril de 2014

La primavera la sangre altera

Muy buenas a todos. Llevaba días queriendo participar en la Fiesta de Enlaces de Abril de Jen, y por fin he sacado tiempo para ello. Esta vez debe contener algo relacionado con la primavera, y como no se me ocurría como incluir este tema en el tipo de textos al que os tengo acostumbrados, la bombillita de mi cabeza se iluminó y halló la solución. Si me gusta escribir sobre temas concretos y explayarme cuando tengo tiempo, ¿Por qué no hacer una entrada exclusiva sobre la primavera? Pues si, aquí viene…

Evidentemente todos sabemos que es la primavera, una de las cuatro estaciones del año, que va del 21 de Marzo a 23 de Septiembre (en mi hemisferio claro jaja)… y bla bla bla. Pero, ¿a que no sabéis el origen etimológico de la palabra? Pues resulta ser que prima proviene de primer y vera de verdor, así que su nombre está totalmente bien puesto, ¡el primer verdor!

No son pocos los artistas que han dedicado su tiempo a esta colorida estación, empezando por la pintura de Botticelli, hasta una de las Cuatro Estaciones de Vivaldi, pasando por la canción de mis adorados Estopa. Pero pintura y música no son las únicas artes que se inspiran ella, y es que parece ser que en literatura ésta adquiere el significado de juventud. Honestamente no tenia ni idea de esto último.

La Primavera de Botticelli

En otro rango de cosas, es imprescindible hablar de refranes, al menos para mí ya que soy una amante de ellos. “En Abril aguas mil” “Hasta el 40 de Mayo no te quites el sayo”… vamos, que aunque la primavera venga trayéndonos los primeros rayos de sol calentitos, y nos incite a sacar los pantalones cortos del armario…como te descuides te calas hasta los huesos jajaja Pero si hay un refrán que me entusiasma es el que da titulo a esta entrada, “La primavera la sangre altera”, ¡ou yes! Y es que el calorcito nos revoluciona, no me digáis que no. Ya sean los cuerpos más destapados o las ansias de ver las vacaciones de verano más cerquita, pero algo nos cambia, y eso es así. La alegría invade los espacios.


No he dicho nada respecto a las flores, y está claro que es lo más llamativo de esta estación. Los tristes árboles marrones y deshojados se convierten en ramilletes verdes y lilosos. Rosas, calas, margaritas o tulipanes empiezan a brotar en los campos.


Para terminar, como catalana que soy, no podía dar por concluida esta entrada sin hablar de la fiesta de primavera por excelencia. Ya queda poquito para que llegue Sant Jordi, y que las rosas invadan las calles de Catalunya. Pero no vienen solas, y que millones de libros las acompañan. Si esta festividad no llena las calles de buen rollito y aire primaveral no se que lo hace, ya os lo digo.

Gracias por leerme un dia más, y que la primavera llene vuestros dias de alegrias:)