Blogging tips

jueves, 24 de abril de 2014

Y ahora estoy en paz

Todos hacemos cosas mal, y no voy a cometer el atrevimiento de excluirme de ese todos. Pero por una vez he sido egoista. Estará mal, será reprochable en cierta medida, pero tenía que mirar por mí. No podia más. No he podido más. No puedo vivir día tras día con angustia, con los nervios de punta y el estómago descompuesto. Llorar cada día se acabó. No tengo ninguna necesidad, y tampoco me lo merezco, de aguantar desplantes, que se me ignore, en definitiva, que no se me trate bien. El sentirme en un ambiente casi permanentemente incómoda no entra dentro de mis planes. Mi salud, básicamente la mental, no la pongo en juego. No sé como me irán las cosas apartir de hoy, solo sé que estoy desahogada, y tranquila. Sobretodo tranquila. Y hacía ya meses que no podía decir sentirme así.