Blogging tips

martes, 12 de agosto de 2014

Robin Williams, descanse en paz...

Buenas a todos, la entrada de hoy no quisiera haberla tenido que escribir nunca, hoy estamos de luto. Lo primero que he leído esta mañana en WhatsApp ha sido “Ha muerto Robin Williams”, y aún no me he recuperado del shock…

Nunca le he dedicado una entrada a un famoso, y mucho menos por su fallecimiento, pero Robin Williams es alguien especial.

Él ha sido, y lo será siempre uno de mis actores favoritos por excelencia. Ha llenado mi infancia de risas, porque películas como Jumanji, Señora Doubtfire, Flubber, Jaula de Grillos o Hook han marcado mi vida. Y también ha tenido ocasión de hacernos saltar lágrimas a la vez que nos sacaba una sonrisilla de complicidad, como en El Club de los Poetas Muertos o  El Hombre Bicentenario. Hay otra película especial para mi, una que cuando yo era muy pequeña la daban mucho por la tele, y era de mis favoritas. Esa película es Jack, y la adoro. Aunque las adoro todas, para que engañarnos…


Robin Williams se merece que me informe un poco más sobre él, y le dedique un post redondo, aparte de hablar de él desde lo más profundo de mí.



Nació en 1951 en Chicago, y nada en su infancia ni en la primera parte de su adolescencia parecía indicar que fue a ser actor, dedicándose así a sus estudios de lleno. Pero cuando su acomodada familia se mudó a California, éste comenzó a interesarse por el teatro dentro de su nueva escuela. Su carrera despegó en 1976. Poco después consiguió un asombroso éxito con una serie de televisión llamada Mork & Mindy (serie de la cual acabo de tener constancia, ¡tendré que verla!) 

Está claro que siempre fue un gran humorista, y que ese era su fuerte, pero eso no significa que sus alternancias con el drama no fuesen igualmente magistrales. 

Parece ser que su gran capacidad para conseguir distintas voces, también le abrió las puertas del mundo del doblaje. Me acabo de enterar que, y además en mi año de nacimiento (1992), le puso voz al genio de Aladdin. Y más recientemente también cedió su voz a dos personajes del film animado Happy Feet. 


¿Habéis visto ese anuncio de los videojuegos de The Legend of Zelda? En el cual decía que su hija se llamaba Zelda por el juego…pues parece ser que es cierto jaja era un completo apasionado de la saga. 

Me ha entristecido mucho leer que en el pasado Robin tuvo problemas con las drogas, y que tras 20 años curado, se ingresó voluntariamente para combatir una reciente adicción al alcohol. Por lo visto en los últimos años también había tenido problemas de corazón. 

Dicen que su muerte podría haber sido un suicidio, pero eso ahora mismo no me importa. 


Robin Williams se merece que le recordemos con esa carismática sonrisa, que nos ha hecho reír hasta decir basta. Y se merece que sigamos viendo una y mil veces sus películas, riendo con él como siempre lo hemos hecho.


Allá donde estés, gracias por llenar mi infancia de buenos momentos Robin. Aquí, ¡te seguimos queriendo!



Oh Capitán mi Capitán...